Levofloxacino

PDF
PDM
Fecha de actualización: 
1 noviembre 2020
Descripción: 

Antibiótico, fluorquinolona de 2.ª generación, con actividad frente a microorganismos gramnegativos (menos activa que el ciprofloxacino frente a Pseudomonas aeruginosa) y grampositivos (incluyendo S. pneumoniae resistente a la penicilina, H. influenzae y S. aureus). Tiene una actividad moderada frente a anaerobios, es casi el doble de potente que el ofloxacino frente a M. tuberculosis y otras micobacterias, incluyendo M. avium complex. Presenta un mayor efecto contra los neumococos que el ciprofloxacino, con una farmacocinética que permite su administración por vía oral o intravenosa una vez al día.

USO CLÍNICO: 

Tratamiento de las siguientes infecciones bacterianas en pacientes >18 años, causadas por microorganismos sensibles (E: off-label).

  • Sinusitis bacteriana aguda.
  • Exacerbaciones bacterianas agudas de la bronquitis crónica.
  • Neumonía adquirida en la comunidad.
  • Infecciones piel y tejidos blandos (debe evitarse su uso en infecciones por S. aureus resistente a la meticilina [SARM], por su resistencia).
  • Infecciones complicadas del tracto urinario incluyendo pielonefritis.
  • Prostatitis bacteriana crónica.

Para las sinusitis, exacerbaciones de la bronquitis y neumonía se deben utilizar cuando no se considere apropiado utilizar los agentes antibacterianos recomendados habitualmente para el tratamiento inicial de esta infección, o cuando estos no han conseguido resolver la infección Tratamiento en segunda línea de la tuberculosis multirresistente (E: off-label). La SEIP recomienda el levofloxacino como quinolona de elección (fármaco de segunda línea) en el tratamiento de la tubuerculosis (TBC) en Pediatría.

Uso en Pediatría: las quinolonas producen artropatía de las articulaciones en animales en crecimiento y, por eso, no suelen recomendarse para los niños y adolescentes en fase de crecimiento. Sin embargo, se ignora la repercusión de este efecto en humanos y, en determinadas condiciones, la administración a corto plazo de quinolonas puede estar justificada en niños.

La Asociación Americana de Pediatría (AAP) indica algunas de las circunstancias en que las fluorquinolonas pueden ser útiles:

  • Infección causada por uno de los microorganismos multirresistentes para los cuales no hay alternativa segura.
  • No es posible la terapia parenteral y no hay disponible otro agente efectivo.
DOSIS Y PAUTAS DE ADMINISTRACIÓN: 

Vía oral o Intravenosa, durante 7-14 días.

  • Lactantes >6 meses y niños <5 años: 10 mg/kg cada 12 oral (oral o intravenosas).
  • Niños >5 años: 10 mg/kg/dosis cada 24 h (dosis máxima 750 mg/día).

No hay datos sobre su seguridad en administración durante más de 14 días.

Tratamiento de la tuberculosis multirresistente: 15-20 mg/kg/dosis una vez al día; dosis máxima 1000 mg/día.

Insuficiencia renal:

Datos en adultos:

Cl Cr (ml/min) Pauta Posológica
250 mg/24 h 500 mg/ 24 h 500 mg/12 h
Inicial 250 mg Inicial 500 mg Inicial 500 mg
50-20 125 mg/24 h 250 mg/24 h 250 mg/12 h
19-10 125 mg/48 h 125 mg/24 h 125 mg/12 h
>10
Hemodiálisis y DPCA
125 mg/48 h 125 mg/24 h 125 mg/24 h
CONTRAINDICACIONES: 
  • Hipersensibilidad a levofloxacino otras quinolonas o a alguno de los excipientes.
  • Pacientes menores de 18 años (de acuerdo a la ficha técnica autorizada).
  • Pacientes con historia de trastornos en los tendones asociada al tratamiento con quinolonas.
  • Pacientes con epilepsia.
PRECAUCIONES: 
  • Vigilar signos de tendinitis o ruptura de tendón, interrumpir el tratamiento si se produce dolor o hinchazón. El riesgo de rotura aumenta con el uso concomitante de corticoides.
  • El tratamiento con quinolonas puede provocar convulsiones. Por ello, deben utilizarse con precaución en pacientes con trastornos del sistema nervioso central (SNC) que puedan tener una predisposición a padecer convulsiones o una reducción en el umbral de las mismas.
  • Vigilar la aparición de síntomas de neuropatía periférica tales como dolor, quemazón, hormigueo, entumecimiento o debilidad muscular (especial precaución en casos de miastenia gravis).
  • Las quinolonas pueden causar reacciones de fotosensibilidad en algunos pacientes. Se debe advertir a los pacientes para que eviten la exposición a radiaciones ultravioletas o a la luz solar intensa o de manera prolongada durante el tratamiento con moxifloxacino.
  • Los pacientes con historia familiar o con deficiencia de glucosa-6-fosfato deshidrogenasa son propensos a sufrir reacciones hemolíticas al ser tratados con quinolonas. Por tanto, el moxifloxacino debe usarse con precaución en estos pacientes.
  • Posibles reacciones de hipersensibilidad graves incluso mortales: vigilar e interrumpir tratamiento si aparece rash, ictericia, fiebre, alteraciones hematológicas.
  • Vigilar posible aparición de diarrea por Clostridium difficile.
  • Trastornos hepáticos graves (incluyendo hepatitis fulminante): vigilar aparición de astenia, icteria. Utilizar con precaución en pacientes con factores de riesgo para desarrollar QT largo (síndrome congénito de prolongación QT, alteraciones hidroelectrolíticas…).
EFECTOS SECUNDARIOS: 

No hay datos específicos en niños. Se describen solo los frecuentes (1-10%), muy frecuentes (>10%) o de relevancia clínica, para el resto consultar la ficha técnica.

  • Trastornos gastrointestinales: náuseas, vómitos, dolor abdominal y diarrea. Trastornos hepatobiliares: aumento de transaminasas.
  • Otros efectos adversos menos frecuentes son anorexia, aumento de la urea y creatinina en sangre; mareos, agitación, astenia, depresión, confusión, alucinaciones, convulsiones, temblor, parestesia e hipoestesia; fotosensibilidad, reacciones de hipersensibilidad como fiebre, urticaria, angioedema, artralgias, mialgias y anafilaxia; trastornos hemáticos (como eosinofilia, leucopenia, trombopenia); alteraciones de la visión, del gusto, de la audición y del olfato, anemia hemolítica, la insuficiencia renal, la nefritis intersticial y la disfunción hepática (incluyendo, hepatitis e ictericia colestásica).
INTERACCIONES FARMACOLÓGICAS: 
  • No puede excluirse que se produzca un efecto aditivo en la prolongación del intervalo QT al administrar simultáneamente moxifloxacino con fármacos que puedan actuar sobre el QT (antiarrítmicos clase IA y III, antidepresivos tricíclicos y macrólidos).
  • Diferir alrededor de 2 horas entre la administración de agentes con cationes bivalentes o trivalentes (por ejemplo, antiácidos con magnesio o aluminio, comprimidos de didanosina, sucralfato y agentes con hierro o zinc) y la administración de levofloxacino.
  • Anticoagulantes orales: monitorización periódica del tiempo de protrombina (INR) (posible aumento del efecto hipotrombinémico).
  • Si uso concomitante con medicamentos que puedan reducir los niveles de potasio o medicamentos que estén asociados a una bradicardia clínica significativa: vigilar estrechamente.
  • Puede disminuir el umbral convulsivo si administración concomitante con teofilina, antiinflamatorios no esteroideos (AINE) u otros fármacos proconvulsivantes.
DATOS FARMACÉUTICOS: 

Excipientes: evitar en caso de anafilaxia a dichos componentes (consultar ficha técnica).

Incompatibilidades: la solución para perfusión intravenosa no se debe mezclar con heparina o soluciones alcalinas (por ejemplo, bicarbonato sódico)

Presentaciones comerciales: las presentaciones disponibles en España pueden consultarse online en el Centro de Información de Medicamentos de la AEMPS (CIMA), http://www.aemps.gob.es/cima, y en https://www.aeped.es/comite-medicamentos/pediamecum en el enlace “Presentaciones” correspondiente a cada ficha.

BIBLIOGRAFÍA: 
  • Fichas técnicas del Centro de Información online de Medicamentos de la AEMPS-CIMA [base de datos en Internet]. Madrid, España: Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) [consultado el 25/11/2020]. Disponible en: https://cima.aemps.es/cima/publico/lista.html
  • Levofloxacin Drugs@FDA. FDA approved drug products. Disponible en www.fda.gov
  • Mellado Peña MJ, Baquero-Artigao F, Moreno Pérez D, et al. Documento de consenso de la Sociedad Española de Infectología Pediátrica sobre la tuberculosis resistente a fármacos. An Pediatr (Barc). 2009;71(5):447-58.
  • Mensa J. Guía Terapéutica antimicrobiana. 20.ª edición. Barcelona: Molins del Rei; 2012.
  • Nahid P, Mase SR, Migliori GB, et al. Treatment of drug-resistant tuberculosis. An official ATS/CDC/ERS/IDSA clinical practice guideline. Am J Respir Crit Care Med. 2019;200(10):e93-e142.
  • UpToDate (Pediatric drug information) [base de datos en Internet]. Waltham, MA: Wolters Kluwer Health Clinical Solutions 2020 [consultado el 25/11/2020]. Disponible en: www.uptodate.com
  • Villa LF (ed.). Medimecum, guía de terapia farmacológica. 24.ª edición. España: Springer Healthcare; 2019.

Fecha de actualización: noviembre de 2020.

La información disponible en cada una de las fichas del Pediamécum ha sido revisada por el Comité de Medicamentos de la Asociación Española de Pediatría y se sustenta en la bibliografía citada. Estas fichas no deben sustituir en ningún caso a las aprobadas para cada medicamento por la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios (AEMPS) o la Agencia Europea del Medicamento (EMA).


Tratamiento de las siguientes infecciones bacterianas en pacientes > 18 años, causadas por microorganismos sensibles. (E: off-label).
     •Sinusitis bacteriana aguda*
     •Exacerbaciones bacteriana agudas de la bronquitis crónica*
     • Neumonía adquirida en la comunidad*
     • Infecciones piel y tejidos blandos (debe evitarse su uso en infecciones por SARM, por su resistencia)
     •Infecciones complicadas del tracto urinario incluyendo pielonefritis,
     •Prostatitis bacteriana crónica,
* Para las sinusitis, exacerbaciones de la bronquitis y neumonía se deben utilizar cuando no se considere apropiado utilizar los agentes antibacterianos recomendados habitualmente para el tratamiento inicial de esta infección, o cuando estos no han conseguido resolver la infección
Tratamiento en segunda línea de la tuberculosis multirresistente (E: off-label). La SEIP recomienda Levofloxacino como quinolona de elección (fármaco de segunda línea) en el tratamiento de de la TBC en pediatría.
Uso en Pediatría. Las quinolonas producen artropatía de las articulaciones en animales en crecimiento y, por eso, no suelen recomendarse para los niños y adolescentes en fase de crecimiento. Sin embargo, se ignora la repercusión de este efecto en humanos y, en determinadas condiciones, la administración a corto plazo de quinolonas puede estar justificada en niños.
La AAP indica algunas de las circunstancias en que las fluorquinolonas pueden ser útiles:
     •infección causada por microorganismo multirresistente para los cuales no hay alternativa segura y
     •no es posible la terapia parenteral y no hay disponible otro agente efectivo.

Sugerencia para mostrar esta cita

Comité de Medicamentos de la Asociación Española de Pediatría. Pediamécum. Edición 2015. ISSN 2531-2464. . Disponible en: https://www.aeped.es/comite-medicamentos/pediamecum/levofloxacino. Consultado el 11/04/2021.

Envíenos sus observaciones

  • Finalidad: Sus datos solo se emplearán para responder a su consulta y quedarán integrados en el histórico de elaboración de la ficha de este fármaco.
  • Legitimación: El consentimiento que otorga en este acto.
  • Destinatarios: Sus datos no son compartidos, cedidos a terceros ni utilizados para fines no solicitados.
  • Derechos: Puede ejercer los derechos de acceso, rectificación y cancelación enviando un email a la atención del Responsable. Sus email están igualmente amparados por nuestra política de privacidad.

Al enviar la observación sobre el medicamento acepta usted la Política de Privacidad de Pediamecum

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
X

Área de socios

Identifícate para acceder a la información reservada

Secure Login

This login is SSL protected

Usuarios particulares

Te recomendamos que accedas a nuestra web "En Familia" donde encontrarás información específica para un público no profesional.
Muchas gracias

Loading