Entrar

Menú superior - Accesos

Blogs pediátricos en español

Mezclen estos ingredientes para hacer unas gotas y ¿qué enfermedad dicen que mejora?

Reflexiones de un pediatra curtido - Hace 4 horas 58 mins
Aconitum ferox HPUS, Adrenalinum HPUS, Aesculus hippocastanum, flos HPUS, Apis mellifica HPUS, Argentum nitricum HPUS, Avena sativa HPUS, Baptisia tinctoria HPUS, Cochlearia armoracia HPUS, Phosphorus HPUS, Scleranthus annuus, flos HPUS, Scutellaria lateriflora HPUS, Sumbul HPUS, Viola odorata HPUS.
Las letras "HPUS" indican que los componentes de este producto están registrados oficialmente en la Farmacopea Homeopática de los Estados Unidos.
Es una pregunta de examen para expertos en homeopatia.

Cine y Pediatría (250). Homofobia y xenofobia nunca “A escondidas”

Pediatría Basada en Pruebas - Hace 9 horas 19 mins

El término homofobia hace referencia a la aversión obsesiva contra hombres o mujeres homosexuales, aunque generalmente también se incluye a las demás personas que integran a la diversidad sexual, conocido bajos las siglas LGTBI (Lésbico, Gay, Bisexual, Travesti, Transexual, Transgénero e Intersexual), un término colectivo para referirse a los sectores socialmente incluyentes en donde se congregan los diversos grupos de personas que se identifican como no heterosexuales. El término xenofobia es el miedo, hostilidad, rechazo u odio al extranjero, con manifestaciones que van desde el rechazo más o menos manifiesto, el desprecio y las amenazas, hasta las agresiones y asesinatos. Una de las formas más comunes de xenofobia es la que se ejerce en función de la raza, conocida como racismo. 
Y la homofobia y la xenofobia no pueden quedar escondidas, sino sacarse a la luz. Y este es el argumento de la película A escondidas, segundo largometraje dirigido por el vasco Mikel Rueda (2014). Y saca a la luz este problema a través de dos adolescentes de 14 años, uno marroquí y el otro español. 
Y así se nos narra en el blog de la propia película: “Amanece en una carretera del sur de España. A ras de suelo, a más de 100 km/h, un camión vuela por el asfalto. Vemos pasar, metro a metro, la carretera a toda velocidad. Sólo vemos eso, metros y metros de camino. Vamos a la altura de las ruedas del camión. Cada vez más rápidos. Pasan los metros, que se convierten ya en kilómetros y seguimos ahí, mirando el asfalto pasar”… Y así es el original final de esta película. Ibrahim (el debutante Adil Koukouh) es una adolescente marroquí de 15 años, al que vemos por primera vez sólo y desorientado por una carretera de las afueras de una gran ciudad. Acaban de anunciarle que en dos días va a ser expulsado del país, así que ha cogido su petate y se ha dado a la fuga. Está sólo y no tiene a dónde ir, y no sabe ni los trucos básicos para robar en un supermercado. El destino hace que su vida se cruce con la de Rafa (el debutante Germán Alcarazu), un chico español de 15 años, y no será un cruce casual. El uno influirá en el otro tanto como el otro en el uno. Hasta tal punto será esta unión, que ambos comenzarán a sentir cosas que no podrán controlar. 
Porque Mikel Rueda escribe y dirige A escondidas en las calles de Bilbao y tras un extenso casting a más de 4500 chavales para encontrar a los protagonistas: Ibrahim, Rafa y a otro buen número de adolescentes. Un drama que se sumerge en el primer amor adolescente, adentrándose en los problemas generacionales que hostigan a los chicos de esas edades (con las drogas, el sexo y la sexualidad, o la falta de futuro como compañeros de viaje) y con un mensaje: que, a pesar de los choques socio-culturales, dos personas tan distintas pueden llegar a conectar emocionalmente, ya que todos los seres humanos, más allá de la raza o religión, tienen las mismas necesidades afectivas
Una amistad (y un amor) por encima de homofobias y xenofobias, pese a homofobias y xenofobias.El tabú de la homosexualidad en la adolescencia se ha tratado en diversas ocasiones en "Cine y Pediatría", tanto en los chicos (Mi Idaho privado de Gust Van Sant, 1991; C.R.A.Z.Y. de Jean-Marc Vallée, 2005; Plegarias para Bobby de Russell Mucahy, 2009) como en las chicas (Fucking Amal de Lukas Moodysson, 1998; Mi amor de verano de Pawel Pawlikowski, 2004; La vida de Adèle de Abdallatif Kechiche, 2013).
Pero el tabú de la homosexualidad en un entorno social y racial como el de A escondidas, ha sido tratado pocas veces. Y, aunque la película no tiene las virtudes de otras, al menos tiene la valentía de intentarlo y de intentarlo con casi sólo actores adolescentes no profesionales, donde sólo algunas caras de adultos resultan conocidas, entre ellas las de Alex Angulo, en la que fue una de sus últimas actuaciones.

Porque la diversidad es una realidad, no un mal. Porque la diversidad y nuestras diferencias nunca deberían estar a escondidas. Y si así fuera, recordemos la frase de John Fitzgerald Kennedy: “Si no podemos poner fin a nuestras diferencias, contribuyamos a que el mundo sea un lugar apto para ellas”.
  Pediatría Basada en Pruebas

El consejo más saludable: cuidarles a ellos

Diario de una mamá pediatra - 24 Octubre 2014 - 7:29am
El miércoles en la guardia una de mis compañeras enfermeras me dice "me acaban de enviar un vídeo por whatsapp en el que sales junto a algunos políticos". Como no es la primera vez que me gastan bromas, pensé que algo estaban tramando. Unas horas más tarde, mi madre también me envió el mismo vídeo. Lo había recibido a su vez de una de mis tías, que vive a varios kilómetros de aquí.
Vaya, que el vídeo se ha viralizado y tengo el honor (y la sorpresa) de verme en él. Se hizo con motivo de la Jornada Vídeos y Salud a la que acudí el sábado pasado, aunque estos días están siendo tan intensos y llenos de actividades que ni me había percatado de su existencia...
Por cierto un honor salir junto a la Factoría Cuidando, cuando coincidimos el pasado mes de junio en el TAT Granada.  Gracias a Álvaro Sánchez por emocionar!Buen fin de semana!

La motivación en la vida, la motivación en el trabajo

Pediatría Basada en Pruebas - 24 Octubre 2014 - 6:00am

Uno elige los amigos. O los amigos eligen a uno. Sea como sea, es un tesoro que cabe abrillantar. Y yo tengo la suerte de tener muchos amigos que brillan, como el Prof. Jaime Merino, Catedrático de Medicina Interna de la Universidad Miguel Hernández y Jefe de Servicio de Medicina Interna del Hospital Universitario San Juan de Alicante. Como él se autodefine, médico, profesor y mil cosas más. 
Y entre esas mil cosas más de Jaime, escribe en Diario Información los domingos una sección que denomina “Área de Descanso”. Y hace unas pocas semanas compartió un artículo con el título "La motivación ayuda a crecer en la vida". Y, sinceramente, creo que es un mensaje que debe ser compartido. Y dado que tengo su permiso, hago suyas (y mías) sus palabras. 
Porque decía Tolstoi que “algunas personas son tan listas que hace que les guste hacer casi todo, incluso las cosas que tienen que hacer”. Y Virgilio remarcaba aquello de que “pueden porque creen que pueden”. Y así es, la motivación ayuda a crecer en la vida, también en el trabajo. Y eso crea felicidad. 
Y Jaime nos regala estos consejos para motivar en el trabajo, para ser verdaderos líderes de equipos más que jefes. 
1. Tener en cuenta sus opiniones, escucharles. 2. Demostrarles el máximo respeto (cuidar las formas, no llamarles a gritos, consensuar agendas, temas, tiempos y contenidos) 3. Tener reglas de juego claras: qué pasa si algo no se cumple según lo pactado. 4. Si es preciso, censurarles la tarea, pero no a la persona. 5. Motiva compartir la información: hay que explicar, explicar, explicar… sin desfallecer, cada uno debe saber lo que se espera de él. 6. Motiva tener sentimiento de equipo, tu piensa: ¿trabaja contigo o para ti? 7. Motiva hablar en plural: de mi equipo, tanto en público como en privado. 8. Motiva demostrarles que ellos y su trabajo son importantes. 9. Motiva delegar, pedir iniciativas y dar responsabilidades, de hecho a todos nos gusta que “nos den cancha”, por ello no se debe supervisar en exceso, no hacerlo es una muestra de confianza. 10. Ayuda confirmarles que crees en ello y dejar espacio para la libertad de acción. 11. El buen jefe utiliza a todos y reparte los éxitos, especialmente ante terceros y no, como es a veces habitual, usa a los demás para justificar los fracasos. 12. Motiva ofrecer elogios sinceros, ellos es una gran herramienta para motivar y se usa poco o mal. Conviene saber que los elogios crean adicción. Si se tienen se necesitan más y se buscan. Si quieres motivar, recuerda: no te vayas hoy sin elogiar a alguno de los que trabajan contigo. Pero esos elogios deben ser sinceros, de corazón, no de “paripé”, eso se capta; deben ser oportunos, ofrecerlos en el momento adecuado, también ser proporcionados a lo conseguido o, mejor por el esfuerzo realizado, y concretos, ceñidos a los hechos. 
MOTIVACIÓN, una palabra que deberíamos escribir siempre en mayúsculas. Gracias por los consejos, Jaime, gracias por tu amistad.Pediatría Basada en Pruebas

Este niño tiene azogue

Mi reino por un caballo - 23 Octubre 2014 - 11:01pm


Hoy se lo he escuchado a una madre, con gesto entre tristeza, desahogo y fino diagnóstico. Para muchos que somos de pueblo, el término azogue no es desconocido, y aún está más arraigado a nivel neuronal que "Ipad" o "Protocolo",  no te digo ya "Dimisión".  Normalmente se usa  para describir a un niño que es muy inquieto, que no para de moverse, "parece que tienes azogue", y lo suelen usar en general, madres o cuidadores desesperados por el comportamiento de un niño.
El origen de esta expresión es bastante sencillo. Azogue significa mercurio, el elemento químico, no el planeta (también significa plaza de un pueblo donde se realizan actividades comerciales, por eso hay muchas calles y plazas en España con la coletilla "del azogue", pero como forma de describir a un niño como que no parece muy lógico)
El patrón del Comercio es Mercurio... las plazas de comercio se llaman "azogue"... azogue es mercurio. ¿Casualidad? Sí, o me falta medicación
En la intoxicación por mercurio, muy común en otras épocas, existen síntomas neurológicos muy llamativos, unos de ellos los temblores continuos y los trastornos psiquiátricos (el sombrerero loco de Alicia en el país de las Maravillas refleja, al parecer, la intoxicación por mercurio de los fabricantes de sombreros). Por eso se dice "parece que tiene azogue" a un niño extremadamente inquieto.

Antes que Almadén de la plata, era del azogue
Quizás mi madre conocía los efectos de la intoxicación por mercurio, pero yo creo que no, que era un dicho popular, de muchos años atrás. Si apuramos un poco, muchos niños con "azogue" realmente también huelen a azufre porque están un poco endemoniados, según sus familiares. Esto lo digo  porque siempre quise tener un Quimicefa y me quedé traumatizado. Es mi forma de redimirme.



La intoxicación por mercurio es un tema muy complejo, y según el tipo de mercurio y la vía de administración, así como la dosis, los síntomas son muy diferentes. Os enlazo al post de la enfermedad de Minamata, que es otra intoxicación por mercurio, y que hace que no se aconseje comer atún a niños pequeños.

Aunque actualmente parece que la mayor exposición es por termómetros (cada vez menos), hace muchos años la sífilis se trataba con mercurio, y además, se usaba para "extraer" oro y plata debido a sus propiedades químicas. Bendita penicilina, por algo hay una calle Dr Fleming en todos los pueblos de España.

Que rule el mercurio tras la cena de empresa esta navidad

Os dejo con un vídeo muy bonito, de menos de 1 minuto, merece la pena verlo

Tuck me in (short film 2014) from Ignacio F. Rodó on Vimeo.

Post original de www.laincubadora.blogspot.com

La temporada de "la marmota"

La otra consulta - 23 Octubre 2014 - 9:09pm



Todos los años por estas fechas, madres y padres y pediatras somos unos Bill Murrays en una reposición de "Atrapado en el tiempo", se repiten las mismas cosas. Para los primerizos todo es nuevo pero los que tenéis hijos mayores o más de uno ya sabéis de lo que hablo.

Vuestro hij@ estará con alguna de estas situaciones (¡que no son excluyentes!):
Moqueando: estamos en plena temporada de rinovirus que como el propio nombre indica son virus de narices. Sobre cuánto dura un catarro aquí tenéis un artículo muy bueno que lo explica. Por poner un ejemplo: en el 90% de los niños el dolor de garganta dura al menos 7 días, el de oídos 8 días, los mocos 15 y la tos no menos de 25 días. Para evitar nuevos catarros lo mejor es el lavado de manos. El tratamiento es limpiarlos, cuando molesten, pues no hay ningún medicamento específico, no hay nada para la pregunta típica de "evitar que los mocos se bajen al pecho".
Vomitando y/o con diarrea: Sobre todo los que acuden a guarderías. Los vómitos y la diarrea son el equivalente a los mocos del aparato digestivo, sirven para expulsar al causante del proceso, no hay que dar nada para cortarlos. Lo que sí hay que hacer es hidratar para reponer la pérdida de líquidos. Más consejos en "El Decacálogo".
Tosiendo como un perrete: También estamos en época de laringitis (en alguna guardería local han caído todos). Ya sabéis que las guarderías y los colegios son el festival de los virus y yo añadiría que la sala de espera de la consulta del centro de salud y/o urgencias también es un buen lugar para pillar lo que uno no trae. Más consejos sobre esta molesta tos
- Con granillos en las palmas de las manos, en la planta de los pies, en la boca (¡y en el culo también!): esto producido por otro invitado al festival de los virus, en este caso el virus Coxackie. Muy frecuente en estas fechas.
Tosiendo y con dificultad respiratoria: esta semana ya he visto los primeros casos de bronquiolitis de la temporada. 
Aún no hay niños con gripe. Lo que sí que tenemos es la vacuna disponible para niños de riesgo (enfermedades crónicas, asma,...) desde el día 20 de este mes. Aquí os dejo las recomendaciones de la Asociación Española de Pediatría al respecto.

Si vuestro hij@ estos días no está en un grupo de los anteriores enhorabuena porque es un fiera y tiene una inmunidad a prueba de bomba digna de estudio.
Ánimo a todos los Bill Murrays que al final del invierno todo esto se pasa.

50 eDoctors de la eSalud española

Reflexiones de un pediatra curtido - 23 Octubre 2014 - 10:20am
Tengo el honor de figurar en la lista de los 50 eDoctors de la eSalud española creada por Javier J. Díaz, figura destacada dentro de la eHealh. Es un "culo inquieto", experto en usuarios de la red y tiene enormes conocimientos en tecnologías de la información (especialmente en eSalud). Las redes sociales y la blogosfera son sus hobbies profesionales y personales. Tiene un blog estupendo "La eSalud que queremos" y, además es autor del eBook solidario: 'Primer ensayo sobre la eSalud española'.

Reconozco que desde hace un tiempo estoy más vago y escribo menos. Espero que nuevas generaciones de pediatras entren en el mundo de estas redes que nos envuelven. Es imprescindible. 
Si alguien relacionado con el amplísimo mundo de la salud en todas sus facetas (desde laboratorios hasta profesionales) desean potenciar su trabajo en la red no debería dudar y contactar con él.

PS: En su lista aparezco como Salvador pero no importa. Ambos nombres empiezan por S.


Pediatría Basada en Pruebas

Pediatría para usuarios - 22 Octubre 2014 - 8:51pm

La Guía para madres y padres de recién nacidos con EHI, que tiene como objetivo dar respuesta a las necesidades de información y soporte que tienen las familias durante el ingreso hospitalario de su hijo, así como acercarles al entorno, a los profesionales y a los cuidados que está recibiendo su hijo puede ayudarles a comprender mejor lo que sucede durante los primeros días de ingresoL

Source: www.pediatriabasadaenpruebas.com

Con mis mejores deseos de que nunca jamás la tengáis que leer.

See on Scoop.itPediatria y mas


Archivado en: General

Yo concilio, tú concilias, ella concilia,....

Diario de una mamá pediatra - 22 Octubre 2014 - 7:00am

Hace ya varias semanas leí un texto en el blog Princesas y Princesos titulado "Conciliación sin tapujos y con cabreo" y que me he releído muchas veces. No solamente porque habla del tema sin tapujos y sin demagogia. Sino porque acierta de lleno en la realidad del problema y también porque mete el dedo en la llaga. Es verdad que las políticas sociales y las empresas deberían mejorar muchas cosas, pero esta madre habla sobre las actitudes de las personas y sobre lo difícil que resulta a veces ponerse en la piel del otro.
No todo el mundo puede elegir la profesión a la que se dedica y mucho menos el horario. Y como bien refleja, muchas de las personas que te atienden -especialmente en todo el sector servicios- en horas intempestivas o en días festivos, también tienen hijos y necesidad de "conciliar" (atención al ejemplo de la compra de bragas).
Reconozco muchas de las situaciones que explica, algunas porque las madres y los padres te las relatan en la consulta. Otras vividas en primera persona. Estar de guardia o en la consulta y estar mirando el reloj porque ese día tienes que salir puntual para ir a una reunión del cole o porque si te retrasas, cuando llegues, encontrarás a tus hijas ya durmiendo. 
Cuando nació mi primera hija, en el año 2003, yo trabajaba de tarde. Cuando me reincorporé tras el permiso maternal, no me importó demasiado el horario de tarde porque la niña no iba a la guardería y pasaba conmigo toda la mañana, y la tarde con su padre. Cuando cambié de trabajo una de las cosas que valoré muy positivamente es pasar a horario de mañana, tipo funcionario. En breve la niña empezaría a estar escolarizada y eso me permitía recogerla del colegio y pasar con ella la tarde. 
Eso sin contar las guardias. Hasta el año 2008, todas mis guardias fueron de 24 horas. Podéis imaginar lo difícil que es algunos días cuando coinciden compromisos laborales por lado de padre y madre. Eso sin contar que no mola nada pasarte un día entero sin ver -y a veces sin tener ni un momento para llamar- a tus hijos. Pudiendo encadenar de guardia a guardia y tiro porque me toca. 
Aún así no me quejo. Haciendo malabarismos he podido ir encajando todas las piezas del puzzle. Con renuncias, está claro. Y con mucha más complicación desde que me separé en el 2011. Ahora solo puedo hacer guardias cuando mis hijas no están. Los cambios de guardias y de planes no siempre pueden encajarse, para desesperación a veces de algunos compañeros. 
El año pasado cuando abrí la consulta, sabía que tenía que ofrecer alguna tarde para visitas. Las consultas de los pediatras están llenas a todas horas, pero las tardes mucho más que las mañanas. Mi agenda se llena en la franja de 17 a 19 horas casi con un mes de antelación. Normal. No se puede faltar al trabajo. Y aún así es común que muchas veces venga la madre sola, porque el padre todavía está currando.
Mis pacientes saben que intento estar lo más accesible posible, especialmente cuando los niños se ponen enfermos. Las revisiones pueden esperar una, dos o más semanas. Pero si el niño o la niña se enferma es normal que quieran que les vea. Lo acepto encantada. Para poder hacer la consulta por la tarde, me ayuda mi madre con las niñas. Si me retraso demasiado, sufro.
El lunes pasado por ejemplo tenía prisa. Había una reunión en el colegio de mis hijas a última hora de la tarde. Saliendo puntual de la consulta, llegaba ya un poco tarde. Así que advertí a las administrativas que no me "hipertrofiaran" la agenda. Un par de pacientes me pidieron poder pasar a verme. Adelanté mi hora de entrada -dado que no quería retrasar la salida- para poder verles, a sabiendas de que tendrían que salir de sus trabajos o correr para llegar. Eso también me lo cargo en la conciencia, no creáis que no. Pero ahí es donde las costuras se estiran: mi conciliación o la suya. Intentar dar un buen servicio y a horas en las que no sea "traumático" sin tener que renunciar a mi espacio familiar. Que además la pequeña estaba de santo....
Complicado. Necesidad de muchos ajustes y mucho encaje de bolillos. De todos y de todas. Para la que la conciliación sea una realidad, y no un laberinto sin fin.

Encefalopatía hipóxico-isquémica e hipotermia terapéutica. Guía para madres y padres

Pediatría Basada en Pruebas - 22 Octubre 2014 - 6:30am

En el mes de febrero de 2012 nos reunimos por primera vez el Grupo Elaborador de la Guía de Práctica Clínica sobre Encefalopatía hipóxico-isquémica (EHI) en el recién nacido, un grupo liderado por el Dr. Alfredo García-Alix y la Dra Ruth del Rio. Y, más de 2 años y medio después, y con mucho trabajo en el recorrido comienzan a aparecer sus primeros frutos.

Y hoy compartimos la Guía para madres y padres de recién nacidos con EHI, que tiene como objetivo dar respuesta a las necesidades de información y soporte que tienen las familias durante el ingreso hospitalario de su hijo, así como acercarles al entorno, a los profesionales y a los cuidados que está recibiendo su hijo puede ayudarles a comprender mejor lo que sucede durante los primeros días de ingreso.

Una Guía que es el producto amable de mucha ciencia que hay detrás (una profunda revisión sistemática con metanálisis que será compartida en su momento), y cuya producto final tan sorprende es gracias al trabajo en primera línea de Verónica Violant y Nuria Herranz, así como a la sensibilidad artística de Xavier Krauel y la labor de tantos otros, entre ellos a las familias que, desinteresadamente, compartieron la experiencia del ingreso hospitalario de sus hijos y, sin las cuales, esta Guía no se hubiera podido llevar a cabo.

La EHI es una causa importante de morbimortalidad en el período neonatal y de discapacidad permanente, que afecta en España a uno de cada mil recién nacidos vivos. Y en esta Guía para padres y madres se explica como vuestro hijo recién nacido tiene una EHI y se encuentra en la unidad de cuidados intensivos neonatales para recibir tratamiento con hipotermia terapéutica. Es una situación inesperada, difícil y todo sucede muy rápido: el ingreso urgente del bebé, la gravedad de la situación, los procedimientos invasivos, las decisiones, la incertidumbre por el pronóstico y lo que va a suceder…
Con esta Guía queremos allanaros el camino facilitándoos información desde la voz de padres que han vivenciado esta misma situación y han enfrentado momentos, preguntas y dudas similares a las vuestras. La Guía está escrita de forma sencilla y está estructurada en cuatro apartados diferenciados por colores: 
- Las páginas con tonalidad verde ayudan a saber qué le ha ocurrido a mi bebé.
- Las páginas de tonalidad granate facilitan comprender lo que le está ayudando.
- Las páginas de tonalidad naranja permiten entender mejor el presente y el futuro próximo.
- Las páginas de tonalidad azul se muestran las palabras que puedo tener dificultades para entender.

Esta Guía es el resultado del trabajo en equipo de un grupo de profesionales de distintas disciplinas y de las vivencias de madres y padres de recién nacidos con EHI. Esta Guía para madres y padres marcará un antes y después por su forma y su fondo, por su ciencia y su conciencia, por su sentido y su sensibilidad. 
Podéis descargar la Guía para madres y padres de forma gratuita desde la web de GuíaSalud. O bien revisar el contenido en el archivo adjunto.

Y dentro de poco, compartiremos la Guía de Práctica Clínica para profesionales, con todo el contenido científico que nos ha llevado hasta aquí. Y el trabajo y la espera habrá valido la pena.
Guia padres Encefalopatia hipóxico-isquémica_2014 from Javier González de Dios Pediatría Basada en Pruebas

Virus del Ebola y niños: Lo que el personal de salud debe saber

Pi pediatra - 22 Octubre 2014 - 2:53am
La revista JAMA Pediatrics publica este corto y conciso artículo acerca de la infección de la que se habla mucho hoy en día: Ébola.Este es el enlace: http://archpedi.jamanetwork.com/article.aspx?articleid=1918461

Vacuna frente a meningococo B: ampliación de la posición del CAV de la AEP

Pediatría Basada en Pruebas - 21 Octubre 2014 - 7:09am

Hace unos días hablamos en este blog del posicionamiento del Comité Asesor de Vacunas de la Asociación Española de Pediatría ante la vacuna frente al meningococo B. Hoy nos hacemos eco de una ampliación de este posicionamiento, en forma de artículo publicado en la revista "Anales de Pediatría". Podéis descargarlo desde este enlace o bien desde el slideshare insertado bajo estas líneas.
Vacuna meningitis B from Cristobal Buñuel Pediatría Basada en Pruebas

Comunicación científica (XV). Conocimientos básicos para leer (y escribir) un artículo científico (2): Título, Resumen e Introducción

Pediatría Basada en Pruebas - 20 Octubre 2014 - 8:30am

En nuestra entrada previa iniciamos una serie de capítulos sobre sobre “Conocimientos básicos para leer (y escribir) un artículo científico”. Y comenzamos a hablar de la lectura (y escritura) crítica de documentos científicos. Hoy comenzamos el análisis pormenorizado.
Aunque los apartados fundamentales de un artículo original se engloban bajo el acrónimo IMRD (Introducción, Material y Método, Resultados y Discusión), también se consideran otros apartados como Título, Resumen, Bibliografía, Agradecimientos, Financiación, Conflictos de intereses o Anexos. Y es así como cada apartado de un artículo científico (apartados principales o secundarios) deben diseccionarse en profundidad para conocer sus fortalezas y oportunidades, pero también su debilidades y amenazas a la hora de leer (y escribir). En este documento abordaremos las tres secciones iniciales de un artículo: Título, Resumen e Introducción. 
El Título es lo primero que se lee de un artículo, de ahí su importancia. Hay que buscar buenos títulos y por ello debemos conocer las características que se aconsejan y errores que debemos evitar. En el título (como en todo el texto) hemos de cuidar dos cuestiones básicas: la longitud de las frases y la longitud de las palabras, lo que se conoce como Índice de niebla. 
El Resumen es una parte fundamental del artículo, su tarjeta de presentación. Suele ser (junto con el título) lo que despierta el interés inicial para leer el texto completo. Su finalidad es identificar el contenido del documento de forma rápida y exacta, con pocas palabras (150-250) y con un estilo preciso y conciso. Debemos cuidar bien las palabras clave y su traducción al inglés. 
La Introducción es la presentación del trabajo y viene a ser como su texto de promoción. Debemos conocer bien la secuencia aconsejada, el buen uso de la bibliografía y la correcta exposición de los objetivos, pero también debemos evitar los errores más frecuentes que se comenten en este apartado. 
Toda la información en el archivo adjunto y en el enlace propio de Acta Pediátrica Española.

Comunicación científica (xv) título, resumen, introducción from Javier González de Dios Pediatría Basada en Pruebas

Un médico "profesional" y....¿conoces a tu médico?

Diario de una mamá pediatra - 20 Octubre 2014 - 7:00am
Algunas veces la gente me pregunta si llevo a mis hijas al pediatra. Y la respuesta es que no. Las llevé cuando eran bebés, sobretodo por la frecuencia de las vacunas y para que alguien más les echara un ojo, pero después me he ido apañando yo con sus cosas. La verdad es que tampoco se han enfermado demasiado, así que aunque yo no hubiera sido pediatra, seguramente hubiéramos sido usuarios del sistema sanitario con un perfil bajo de utilización (y toco madera!). 
Mi hija mayor, ya da muestras de su voluntad en querer tomar sus propias decisiones en muchos ámbitos. Y sobre la salud no iba a ser menos. Además, está entrando en esa época en la que la intimidad empieza a ser tan importante, y a veces ni siquiera quiere mostrarme algunas partes de su cuerpo. 
El otro día saliendo de la ducha tenía un buen brote de dermatitis atópica. Como ya hace años que no la baño y que ella se cuida de su higiene, muchas veces no soy consciente de cómo está su piel. Ese día estaba desesperada por los picores. Además llevaba días con cefaleas tensionales que se iban repitiendo en las horas vespertinas. Con unos días de carga lectiva más intensa, acusa los "nervios" de esa manera -a mí también me sucede...-. La ayudé con sus pequeños problemas de salud, con tratamiento de sus síntomas y cuidando localmente la piel. Como con casi todos los tratamientos el efecto, por muy rápido que sea, no es inmediato, se desató su furia por el malestar y el cansancio acumulado. Y en medio de la mala uva va y me suelta: "Mamá, yo necesito un médico profesional".
Suerte que solo unos días más tarde, su hermana se hizo una herida en el costado, se la curé amorosamente y me compensó diciendo: "Qué suerte tener una mamá pediatra!". 
Una de cal y otra de arena.
Aunque para poca consideración, la mía. 
Hace unos cuantos días en Urgencias, mi compañero del box de al lado, estaba visitando a un niño que había tenido un traumatismo en el colegio. Cuando ya se marchaban madre e hijo, pasaron por delante de mí. Yo la conocía y la saludé y le pregunté qué tal había ido. Pero en esos escasos segundos, en realidad, por mucho que puse mi cabeza a pensar a toda velocidad no conseguí determinar de qué conocía a la señora. Ella no se anduvo con rodeos y me preguntó directamente "¿No sabes quién soy, verdad?" A lo que yo sinceramente le contesté que sí que la conocía pero que en ese momento no ligaba cables de qué era lo que nos unía. La contestación me hizo sentir más pequeña que una hormiga y desear que se abriera la tierra para engullirme: "Soy tu médico de familia", me dijo.
En mi defensa diré que voy muy poco al médico (como mis hijas, que tampoco conocen a su pediatra....). En mi acusación, que mi doctora se portó fenomenalmente conmigo hace poco menos de un año, cuando viví unos momentos muy difíciles. Si me lee en algún momento, aprovecho para decirlo y agradecerlo públicamente.....

Trastorno del Espectro Autista

Reflexiones de un pediatra curtido - 20 Octubre 2014 - 6:30am

Hay un grupo de trastornos llamado espectro autista que incluyen una gran variedad de problemas del desarrollo que algunas personas sufren desde el nacimiento o desarrollan en los primeros años de vida.
En estos enfermos se afecta el cerebro y hace que sea más difícil comunicarse e interactuar con otras personas (conversar, jugar, reunirse o socializar con los demás) teniendo  dificultades para hablar y comprender el lenguaje desde una edad muy temprana. Puede ser muy difícil para ellas participar en juegos y comprender las reglas cuando son niños.
No todas las personas que sufren un trastorno del espectro autista tienen las mismas dificultades ni la misma gravedad. Posiblemente, dos personas con trastorno del espectro autista no actúen de la misma manera ni tengan las mismas habilidades. Algunos autistas pueden destacar en música, ordenadores o el arte; en cambio, otros pueden tener dificultades con el habla, el equilibrio y la coordinación (igual que les ocurre a otras personas). Aproximadamente el 40 % de las personas con trastorno del espectro autista tienen una inteligencia promedio o superior al promedio. El otro 60 % tiene deficiencias a nivel intelectual que pueden ser de leves a graves.
Detectar el autismo es un reto y ayudar a los padres y a su hijo autista también. Este libro puede ayudar a ambos.

Cuentitis, diagnóstico y tratamiento

Pediatría para usuarios - 18 Octubre 2014 - 10:18am

(Publicado anteriormente en Pediatic:  Republicado aquí porque lo de republicar nos va) Con este nombre no aparece en los tratados de Pediatría. En el Código Internacional de Enfermedades (CIE-MC-1…

Source: pedsocial.wordpress.com

Totalmente de acuerdo salvo en la etiología, que está perfectamente descrita y establecida en las distintas formas de presentación: padres pusilánimes impermeables a malestares objetivos (no inventados de los niños) consustanciales a la vida misma (tener frio, calor, sentir dolor tras darse un golpe…) o a algún tipo de trastorno "invisible" (TDAH, Dislexia, bullying):

 

1. fuerzan a comer más de lo que al niño le apetece, propiciando dietas restrictivas y caprichosas o la aparición del temido "dolor en defensa propia" que es el único síntoma capaz de terminar con la insistencia de los padres por acabar el plato.

 

2.- Ignoran dificultades escolares, bien académicas, bien de relación, bien en el comedor escolar, que el niño intenta explicar por las buenas, sin éxito, forzando al niño a generar un síntoma que los padres crean, pero que desvía la atención del auténtico problema: cefaleas, dolores abdominales matutinos, mareos, sobre los que los padres centran su atención y quieren que los médicos centren su atención, ignorando que su hijo tiene una dislexia, de la que nadie se ha dado cuenta y todos lo tienen por tonto, flojo, despistado y desobediente.

 

Así que, puedo afirmar que, la etiología son unos padres que no atienden las verdaderas necesidades de sus hijos (por exceso -comida- o por defecto -"¡Anda niño eso no es ná, eso me lo hacían a mí también, yo también lo pasaba mal!"-), obligándolos a envolver la necesidad de respeto, cariño o comprensión hacia sus dificultades, con una cubierta de síntomas somáticos (cefalea, mareos, astenia, fiebre, vómitos, dolor abdominal) con la que consiguen respeto cuando quieren dejar de comer y a veces cariño, pero nunca comprensión (al menos sin la intervención de un profesional sanitario experto en "cuentología"), pues en caso de conseguirla se produce la curación.

 

La comprensión es el tratamiento de la mal llamada "cuentitis": cuando los padres comprenden los problemas del niño y la dimensión que para ellos tienen, dichos problemas pueden ser afrontados y ya es innecesaria la envoltura.

 

Mucho ojo con las cuentitis y con querer hacer de ellas un chiste. Seguro que antes de llegar al diagnóstico final de cuentitis, deberíamos llegar en un 99% de los casos a tropezar con alguno de los diagnósticos diferenciales que se deben hacer, porque no está en la naturaleza de los niños el mentir porque sí, sino el intentar darse a entender, como han hecho otros grandes pensadores a lo largo de la historia: mediante parábolas, fábulas o cuentos.

See on Scoop.itPediatria y mas


Archivado en: General

Cuentitis, diagnóstico y tratamiento

Pediatría para usuarios - 18 Octubre 2014 - 10:18am

(Publicado anteriormente en Pediatic:  Republicado aquí porque lo de republicar nos va) Con este nombre no aparece en los tratados de Pediatría. En el Código Internacional de Enfermedades (CIE-MC-1…

Source: pedsocial.wordpress.com

Totalmente de acuerdo salvo en la etiología, que está perfectamente descrita y establecida en las distintas formas de presentación: padres pusilánimes impermeables a malestares objetivos (no inventados de los niños) consustanciales a la vida misma (tener frio, calor, sentir dolor tras darse un golpe…) o a algún tipo de trastorno "invisible" (TDAH, Dislexia, bullying):

 

1. fuerzan a comer más de lo que al niño le apetece, propiciando dietas restrictivas y caprichosas o la aparición del temido "dolor en defensa propia" que es el único síntoma capaz de terminar con la insistencia de los padres por acabar el plato.

 

2.- Ignoran dificultades escolares, bien académicas, bien de relación, bien en el comedor escolar, que el niño intenta explicar por las buenas, sin éxito, forzando al niño a generar un síntoma que los padres crean, pero que desvía la atención del auténtico problema: cefaleas, dolores abdominales matutinos, mareos, sobre los que los padres centran su atención y quieren que los médicos centren su atención, ignorando que su hijo tiene una dislexia, de la que nadie se ha dado cuenta y todos lo tienen por tonto, flojo, despistado y desobediente.

 

Así que, puedo afirmar que, la etiología son unos padres que no atienden las verdaderas necesidades de sus hijos (por exceso -comida- o por defecto -"¡Anda niño eso no es ná, eso me lo hacían a mí también, yo también lo pasaba mal!"-), obligándolos a envolver la necesidad de respeto, cariño o comprensión hacia sus dificultades, con una cubierta de síntomas somáticos (cefalea, mareos, astenia, fiebre, vómitos, dolor abdominal) con la que consiguen respeto cuando quieren dejar de comer y a veces cariño, pero nunca comprensión (al menos sin la intervención de un profesional sanitario experto en "cuentología"), pues en caso de conseguirla se produce la curación.

 

La comprensión es el tratamiento de la mal llamada "cuentitis": cuando los padres comprenden los problemas del niño y la dimensión que para ellos tienen, dichos problemas pueden ser afrontados y ya es innecesaria la envoltura.

 

Mucho ojo con las cuentitis y con querer hacer de ellas un chiste. Seguro que antes de llegar al diagnóstico final de cuentitis, deberíamos llegar en un 99% de los casos a tropezar con alguno de los diagnósticos diferenciales que se deben hacer, porque no está en la naturaleza de los niños el mentir porque sí, sino el intentar darse a entender, como han hecho otros grandes pensadores a lo largo de la historia: mediante parábolas, fábulas o cuentos.

See on Scoop.itPediatria y mas


Archivado en: General

Cuentitis, diagnóstico y tratamiento

Pediatría para usuarios - 18 Octubre 2014 - 9:57am

(Publicado anteriormente en Pediatic:  Republicado aquí porque lo de republicar nos va) Con este nombre no aparece en los tratados de Pediatría. En el Código Internacional de Enfermedades (CIE-MC-1…

Source: pedsocial.wordpress.com

Totalmente de acuerdo salvo en la etiología, que está perfectamente descrita y establecida en las distintas formas de presentación: padres pusilánimes impermeables a malestares objetivos (no inventados de los niños) consustanciales a la vida misma (tener frio, calor, sentir dolor tras darse un golpe…) o a algún tipo de trastorno "invisible" (TDAH, Dislexia, bullying):

 

1. fuerzan a comer más de lo que al niño le apetece, propiciando dietas restrictivas y caprichosas o la aparición del temido "dolor en defensa propia" que es el único síntoma capaz de terminar con la insistencia de los padres por acabar el plato.

 

2.- Ignoran dificultades escolares, bien académicas, bien de relación, bien en el comedor escolar, que el niño intenta explicar por las buenas, sin éxito, forzando al niño a generar un síntoma que los padres crean, pero que desvía la atención del auténtico problema: cefaleas, dolores abdominales matutinos, mareos, sobre los que los padres centran su atención y quieren que los médicos centren su atención, ignorando que su hijo tiene una dislexia, de la que nadie se ha dado cuenta y todos lo tienen por tonto, flojo, despistado y desobediente.

 

Así que, puedo afirmar que, la etiología son unos padres que no atienden las verdaderas necesidades de sus hijos (por exceso -comida- o por defecto -"¡Anda niño eso no es ná, eso me lo hacían a mí también, yo también lo pasaba mal!"-), obligándolos a envolver la necesidad de respeto, cariño o comprensión hacia sus dificultades, con una cubierta de síntomas somáticos (cefalea, mareos, astenia, fiebre, vómitos, dolor abdominal) con la que consiguen respeto cuando quieren dejar de comer y a veces cariño, pero nunca comprensión (al menos sin la intervención de un profesional sanitario experto en "cuentología"), pues en caso de conseguirla se produce la curación.

 

La comprensión es el tratamiento de la mal llamada "cuentitis": cuando los padres comprenden los problemas del niño y la dimensión que para ellos tienen, dichos problemas pueden ser afrontados y ya es innecesaria la envoltura.

 

Mucho ojo con las cuentitis y con querer hacer de ellas un chiste. Seguro que antes de llegar al diagnóstico final de cuentitis, deberíamos llegar en un 99% de los casos a tropezar con alguno de los diagnósticos diferenciales que se deben hacer, porque no está en la naturaleza de los niños el mentir porque sí, sino el intentar darse a entender, como han hecho otros grandes pensadores a lo largo de la historia: mediante parábolas, fábulas o cuentos.

See on Scoop.itPediatria y mas


Archivado en: General

Cuentitis, diagnóstico y tratamiento

Pediatría para usuarios - 18 Octubre 2014 - 9:50am

(Publicado anteriormente en Pediatic:  Republicado aquí porque lo de republicar nos va) Con este nombre no aparece en los tratados de Pediatría. En el Código Internacional de Enfermedades (CIE-MC-1…

Source: pedsocial.wordpress.com

Totalmente de acuerdo salvo en la etiología, que está perfectamente descrita y establecida en las distintas formas de presentación: padres pusilánimes impermeables a malestares objetivos (no inventados de los niños) consustanciales a la vida misma (tener frio, calor, sentir dolor tras darse un golpe…) o a algún tipo de trastorno "invisible" (TDAH, Dislexia, bullying):

 

1. fuerzan a comer más de lo que al niño le apetece, propiciando dietas restrictivas y caprichosas o la aparición del temido "dolor en defensa propia" que es el único síntoma capaz de terminar con la insistencia de los padres por acabar el plato.

 

2.- Ignoran dificultades escolares, bien académicas, bien de relación, bien en el comedor escolar, que el niño intenta explicar por las buenas, sin éxito, forzando al niño a generar un síntoma que los padres crean, pero que desvía la atención del auténtico problema: cefaleas, dolores abdominales matutinos, mareos, sobre los que los padres centran su atención y quieren que los médicos centren su atención, ignorando que su hijo tiene una dislexia, nadie se ha dado cuenta y todos lo tienen por tonto, flojo, despistado y desobediente.

 

Así que puedo afirmar que la etiología son unos padres que no atienden las verdaderas necesidades de sus hijos (por exceso -comida- o por defecto -"¡Anda niño eso no es ná, eso me lo hacían a mí también, yo también lo pasaba mal!", obligándolos a envolver la necesidad de respeto, cariño o comprensión hacia sus dificultades, con una cubierta de síntomas somáticos (cefalea, mareos, astenia, fiebre, vómitos, dolor abdominal) con la que consiguen respeto cuando quieren dejar de comer y a veces cariño, pero nunca comprensión (al menos sin la intervención de un profesional sanitario experto en "cuentología"), pues en caso de conseguirla se produce la curación.

 

La comprensión es el tratamiento de la mal llamada "cuentitis": cuando los padres comprenden los problemas del niño y la dimensión que para ellos tienen, dichos problemas pueden ser afrontados y ya es innecesaria la envoltura.

 

Mucho ojo con las cuentitis y con querer hacer de ellas un chiste. Seguro que antes de llegar al diagnóstico final de cuentitis, deberíamos llegar en un 99% de los casos a tropezar con alguno de los diagnósticos diferenciales que se deben hacer, porque no está en la naturaleza de los niños el mentir porque sí, sino el intentar darse a entender, como han hecho otros grandes pensadores a lo largo de la historia: mediante parábolas, fábulas o cuentos.

See on Scoop.itPediatria y mas


Archivado en: General

Cine y Pediatría (249). “Tasio”, la sencilla historia de una vida

Pediatría Basada en Pruebas - 18 Octubre 2014 - 6:30am

Hay películas verdaderamente gratificantes por su sencillez, su nostálgica quietud y su agreste belleza. Hay películas verdaderamente gratificantes porque son como la vida y porque nos hablan de la vida. Hay películas antropológicas que perviven pese al paso del tiempo. Y eso es lo que le ocurre a una película que celebra su 30 cumpleaños y que fue la ópera prima de un gran director navarro, Montxo Armendáriz: Tasio (1984). 
Porque Tasio supuso el descubrimiento de un director humano y humanista, que siempre es guionista de sus películas, y que se abrió rápidamente un hueco destacable dentro del panorama del cine español, gracias a títulos posteriores como 27 horas (1986), Las cartas de Alou (1990), Historias del Kronen (1994), Secretos del corazón (1997, en su momento candidata en los Oscar a Mejor película extranjera), Silencio roto (2001), Obaba (2005) o su última película, No tengas miedo (2011), que ya ha formado parte de la familia Cine y Pediatría. 
Montxo Armendariz se basó para Tasio en el realismo de la gente aferrada a la tierra y en una persona real, Tasio Otxoa, un carbonero a quien conoció en la grabación del documental de 1981, Carboneros de Navarra. Y para conseguir que la película huela a monte y a carbón vegetal envolviendo al espectador para crear una de las mejores películas naturalistas del cine contemporáneo, contó con un gran equipo: la música de Ángel Illarramendi, la fotografía de José Luis Alcaine, la dirección artística de Gerardo Vera, el montaje de Pedro G. del Amo y la producción de Elías Querejeta. Un trabajo cinematográfico magnífico de detalles invisibles, pero esenciales para describir la historia de un hombre, desde la infancia a la vejez, pasando por la adolescencia, y en donde Tasio reivindica su tierra y una relación sostenible con ella, frente al avance del progreso, la emigración a las ciudades y la explotación desmedida de los recursos. 
Tasio se convierte así en una miniatura rural de un hombre nacido en la sierra de Urbasa. Y somos espectadores de la sencilla historia de una vida: - En los 5 minutos iniciales conocemos al Tasio niño (Garikoitz Mendigutxia) y su infancia feliz. Aunque desde los ocho años tendrá que empezar a trabajar en el monte por necesidades familiares, el bosque será el lugar que sea testigo de su crecimiento, de sus juegos infantiles y también donde encuentre el sustento necesario para su familia. Esa época en la que su padre le enseña a respetar la naturaleza, incluso en la caza: “siempre hay que coger la mitad de los polluelos, para que no se acabe la caza”. - En los siguientes 15 minutos se nos presenta al Tasio adolescente (Isidro José Solano) y cómo, a los catorce años, las necesidades le obligan a hacerse carbonero. Más tarde, conocerá a Paulina, su amor de adolescencia y juventud, esa etapa en la que no todas sus actividades son legales, pues convive con la caza (a lazo, cepo o a escopeta de cartuchos) y la pesca a escondidas del guarda del coto. - El resto de la película nos acompaña a la madurez de Tasio (Patxi Bisquert), con su mujer Paulina y la hija que tendrán, una familia que debe mantener con el carbón y la caza furtiva. Y mientras muchos emigran a la ciudad para tener un trabajo fijo y un futuro mejor, él prefiere quedarse en el monte, viviendo en la más absoluta soledad con el fin de preservar su libertad. Y, poco a poco, la vida avanza y la soledad es su principal compañía, sobre todo cuando su mujer fallece pronto y tiene que dedicarse a la educación de su hija. Pero él mantiene fiel a su monte y a su carbonera, y cuando su amigo Luis le pregunta si quiere irse con él a trabajar en el sector de la construcción a Vitoria, le responde: “Yo de aquí no me muevo”. Porque así son los héroes anónimos que mueren fieles a sus principios
Y con estas elipsis transcurre la vida, y la película Tasio se convierte en una hermosa reflexión sobre el paso del tiempo, sobre el apego a la tierra, a las raíces, sobre la vida rural, sobre la desnudez de los sentimientos del ser humano, desde una sensibilidad natural y naturalista, tan sencilla como bella. Como es la vida, como debería ser la vida. Y es así como Armendáriz escribió un guión narrando tres épocas de la vida de Tasio, la pequeña gran historia de una vida: la vida de un niño curioso y alegre; la vida de un adolescente voluntarioso y sensible; la vida de de un hombre de extraordinaria firmeza en su personalidad rural, amante de la naturaleza y de su libertad por encima de cualquier traba. 
Hace dos semanas hablábamos de la monumental película de Richard Linklater, considerada como una de las películas del 2014, Boyhood, momentos de una vida. Hoy hablamos de una película de hace 30 años y que también habla de la vida, sin monumentalidad, pero igual de hermosa. Porque, en palabras de Gregorio Marañón, nuestro médico humanista por antonomasia. “Vivir no es sólo existir, sino existir y crear, saber gozar y sufrir y no dormir sin soñar. Descansar, es empezar a morir”.

Pediatría Basada en Pruebas

X

Usuarios profesionales

Identifícate para acceder a la información reservada

Secure Login

This login is SSL protected

Usuarios particulares

Te recomendamos que accedas a nuestra web "En Familia" donde encontrarás información específica para un público no profesional.
Muchas gracias

Loading